I de què va això del ioga?

(Nota: a partir d’ara, aquest blog combinarà texts en Català i Castellà de manera arbitrària)

Tot i que associem el ioga amb la realització d’exercicis i postures per a corretgir problemes físics i/o sentirnos més sans i relaxats, aquesta disciplina milenària, és originàriament un “punt de vista” (dārsana) que pretén la comprensió de la realitat i l’emancipació de l’esperit respecte la matèria, a base d’esborrar les impressions mentals (samskāra) per aconseguir aturar els processos mentals trovant la éntasi contemplativa (samādhi). Un cop la ment s’atura (nirodha) esdevé la llum diàfana de l’auténtica consciència testimonial o contemplativa (drastr o ātman) emancipada per fi de la foscor material. Segons aquesta escola de pensament (el sāmkhya: la filosofia que fonamenta el yoga dels yogasutras), els entrebancs (klêsa) per aconsegui això que són 5: aferrament a la vida, repulsa, atracció, ipseïtat i ignorància, s’estructuren de manera q la ignorància (avîdyā) és directament la responsable dels demés entrebancs, és a dir, és un problema d’ordre epistemològic (tema del coneixement), cosa que, efectivament, comparteix amb els budistes. En resum “ignorem” la nostra auténtica naturalesa i la fonamentació del món, cosa que el camí de l’ascesis ióguica, assegura solucionar.

Probablement, el que més trovareu “por ahí” és que, el ioga, és la unió del cos la ment i l’esperit, però això només pot respondre al mètode (posant atenció, hom sent que posa tot el ser en l’acció) i no a l’objectiu. Segons el ioga clàssic, és tot el contrari. Ioga es l’emancipació o alliberació (moksha) de l’esperit respecte la matèria. El problema es que, durant la història, s’hi han afegit idees del Vedanta i, finalment, pseudometafísica i new age. No sé si serà l’excés d’eclecticisme el que ha provocat el triomf del ioga importat d’UUAA que promulga un ioga ja-no-espiritual.
Tu que creus?
Anuncios

Lo “no pensado” del yoga y de la meditación: Crítica. 2ª Parte

2ª PARTE

La Ilustración empujó al destierro a mitos y dioses y, desde entonces el mundo, como dijo el sociólogo Max Weber, está desencantado. Sin embargo, la sed del espíritu sigue sin agotarse, de ahí que hurguemos por otros lugares, desde el new age (con sus unicornios) hasta los deportes (con coaches ejerciendo de gurús). Como algunos creen que la solución (o la salvación) vendrá de manos la ciencia (si viene con el prefijo “neuro” impresiona más), para meditar también necesitamos cosas del tipo “clínicamente probado”. Incluso desde las propias comunidades o grupos de meditación se apoyan en los experimentos científicos para convencer y autoconvencerse. Pero oigan, prestar atención es obviamente bueno, no hay que justificarse. Aun así, tanto el yoga como la meditación, son constantemente traducidos mediante la jerga científico-médica, asépticamente, sin referencias religiosas o espirituales (como hace el mindfulness sesgando, para lograrlo, la parte ético-moral de las vías tradicionales) para convencer a la población de que cambien algunos de sus hábitos (los “malos”, ups, por ahí asomó de nuevo la moral). La meditación es ahora la “nueva píldora”, la “nueva medicina” que lo que viene a señalar es que estamos enfermos de tedio-secular.

En cualquier caso,  casi todo “lo que viene” tiene que ser medible, vendible y consumible. La tecnología refleja este estado de cosas. Por ejemplo, ya existen apps para “aprender” a respirar[1], incluso para meditar[2], un modo tosco de objetivar el espíritu, porque en realidad todo esto es sólo para que se pueda evaluar, valorar, comparar, hacer rankings y llegar a ser un meditador eficiente. La última aberración, es la creación de competiciones de yoga donde se promueven a los «campeones de yoga», a «los mejores yoguis»[3], y con esto podemos asegurar que el viejo yoga agoniza, o que ya ha muerto. La meditación, ahora, no es sólo cuestión de salud (versión secular de la antigua “salvación”) sino de rendimiento: es bueno para los negocios y para la creatividad, esa que se usa también para mejorar en los negocios. Ya meditan en universidades, en las escuelas —y en las escuelas de negocios— y hasta meditan los trabajadores de Google. Y como no, la meditación se usa para el deporte, para el rendimiento deportivo, porque hay que estar atentos y visualizar también para correr, nadar, saltar… En fin, meditar es ahora de lo más útil y rentable, y el turismo íntimo de lo más cool: lo más de lo más.

Pero resolver nuestras carencias y nuestras dudas existenciales requiere de observación, aceptación y tal vez de un cuestionamiento de del sentido que nos viene dado, para lo que no existe una receta correcta sea o no de importación. No es que la meditación no vaya ayudarnos, al contrario, pero también puede ser otro modo de huir de la vida, de alienarse, otro modo de conseguir nuevas sensaciones y nuevas “fachadas de verdad” perfectas para nuestra sociedad.

Lo que yo propongo, con intención de no afectar (paralelamente quizás) a las fuentes clásicas o conservadoras (las cuales respeto y estudio), es que el yoga aspira a alegoría. Cada āsana es el fotograma de un hiato, cada sesión el relato del vacío. Cada postura es un microcosmos, una atalaya providencial al infinito, un lugar donde cuentan y escuchan cuentos, un sitio donde se representa una vida ejemplar y un espacio para el (re)encuentro. El yoga que yo practico (como quiero interpretarlo) no es deporte, es un “mito en acción”, un ritual de representación donde el mito tiene un modo de encarnación. La vida del yogui es una escenificación dramática que levanta el telón con “la caída” del ser humano en el tiempo, hasta cerrarse (sin cesar) en aquel momento que está fuera del tiempo. Su contexto es el de la verdad mítica, narrativa, y el de la experiencia estética (artística), y no el de la utilidad —que quede claro— por eso es Bello. Cada sesión es el rito donde “yo” me sacrifico para ser “Eso”: lo más grande y lo más pequeño. El yoga es también una fábula que enseña a sentarse y a levantarse, a establecerse y a moverse, a esconderse y a encontrarse. El yoga impone actos ejemplares e impersonales, es la celebración del “camino difícil”, el de los héroes. Un camino que como sabía el historiador de las religiones Mircea Eliade, es el camino hacia “el centro”, que es donde se crea el mundo, «la zona de lo sagrado por excelencia».[4]

 

[1] https://maestradeyoga.wordpress.com/2016/07/01/apps-que-nos-dan-un-respiro/

[2] PlayGroundNoticias. Alcanza la serenidad mental con tu Smartphone: http://www.playgroundmag.net/musica/noticias-musica/actualidad-musical/alcanza-la-serenidad-mental-con-ayuda-de-tu-smartphone. Recuperado el 05/05/2014

[3]http://www.elmundo.es/deportes/2014/05/01/535fdabae2704eb0748b4582.html

[4] Eliade, M. El mito del eterno retorno. Madrid, Alianza, 2002, pp. 26 y s.

Yoga estático vs. yoga dinámico

¿Qué es mejor, mantener un āsana por largos periodos de tiempo absorto en el fluir de la respiración, o hacer fluir el cuerpo en una secuencia de posturas durante un periodo largo de tiempo? La respuesta obvia es otra pregunta: ¿mejor para qué?

Es oportuno señalar que, Patañjali, en el segundo libro del yogasutra, dice que la postura debe ser estable y cómoda, y por el contexto y comentario , es licito pensar que se refiere a cualquier postura que induzca a un estado meditativo, y a cierta relajación.

Los adeptos a los yogas de tipo dinámico pueden argumentar que una cosa es la postura y otra la transición de una postura a la siguiente, sobre lo cual Patañjali no dice nada; y que el estado meditativo no depende exclusivamente de la quietud física, sino de la interna o mental. Ahora bien, un conjunto de posturas fluidas y encadenadas, donde el acento se pone en las transiciones y la fluidez (el célebre flow) ya tiene nombre: danza, por ejemplo.

Encadenar āsanas de forma dinámica es algo relativamente reciente, que podemos encuadrar en la “occidentalización gimnástica” del yoga de finales del s. XIX y principios del XX. Pienso, además, que la movilización y fluidez de las posturas encaja muy bien en una “modernidad líquida” (Z. Bauman), donde los grandes relatos están extintos, ninguna Verdad nos sustenta y detenerse equivale a quedar atrás, obsoleto. A mi entender, sin embargo, es necesario detenerse, no sólo por sus ventajas más obvias, sino por su valor simbólico: no soy únicamente yo quien se detiene, es el mundo el que también se suspende. Quizás entonces, uno encuentre su lugar… Mientras tanto, el āsana quiere hacer del cuerpo un lugar habitable, y para lograrlo se necesita atención y tiempo de elaboración y de asimilación (lo que hoy día se llama activación muscular y entrenamiento cognitivo).

En mi opinión, los encadenamientos, en el yoga, son un complemento al trabajo de postura “estática” (el āsana), que pueden realizarse como preparación (“calentamiento” muscular y movilización articular) y/o como trabajo dinámico en sí para la resistencia y la coordinación muscular. Pero los encadenamientos no pueden sustituir el trabajo profundo del āsana.

Me encantan y divierten mucho los encadenamientos, por eso también los practico, pero el āsana tiene algo especial: detenerse ahí es como buscar la manera de abrir el cofre del tesoro al filo del abismo, rozando el vacío, intuyendo que al abrirlo es justamente Eso lo que habrá dentro: el buscador, el tesoro y el encuentro.

 

La postura más difícil es la más fácil

¿Cuál es el asana más difícil?

Probablemente ya estés pensando en alguna postura sobre las manos, vertical e invertida, o alguna de aquellas imposibles por retorcidas. Sin embargo, el asana más difícil es, a mi juicio, shavasana: la postura del cadáver. No lo es (la más difícil) sólamente porque al tumbarnos lo hagamos sobre el barro que trajimos, ni por el sopor del mundo que vertemos sobre el mundo, ni por la bruma de las palabras con que se dice el pensamiento, ni por la rigidez del nombre que nos grabaron a fuego; lo es por el fantasma que nos acompaña, señala y zarandea, a todas horas, cada día.

Shavasana es difícil porque no parece una postura (representa una no-postura), y porque a veces (y por eso) creemos que podemos salir de ella y lograr quedar suspendidos en la nada, libres de la cultura, de la tribu, (súper)solos, como quería Nietzsche. Da igual si ataraxia o nirvana, se pueda lograr o no, shavasana nos recuerda que no va a ser en virtud del tipo de sacrificios (hacer sagrado) a los que estamos acostumbrados.

La postura más difícil es siempre la del abandono, la que recuerda lo transitorio (de la vida y de todo), la que da la muerte para empezar, la que propone que estar suspendido en la nada es un momento imprescindible por el que pasamos (o nos posamos) todos. Y sin embargo, shavasana, también es la postura más fácil: sólo hay que tumbarse y esperar, a que llegue la inspiración, por fin, o las ganas de marchar (¿de nuevo?).

¿Cuál es para ti el asana más difícil?

mala-beads-688163__180