Livianos

lint-711890__180

La misión, el objetivo último del yoga, aquello que lo hace ser lo que es, podríamos llamarlo “liberación” (moksha) que, originalmente, implicaba liberar el espíritu de la materia (del samkhya al vedanta, cada tradición propuso matices sobre lo que sea la “liberación”). Si entendemos “liberar” como la acción de quitar obstáculos, dará igual si son las cadenas del karma o las del cansino “tener-que-ser-así”, porque en todo caso sentiremos la descarga.

Para hacer de esto mi primera declaración de intenciones, diré que el pensamiento hindú nos ofrece una rica variedad de metáforas para la vida, y que como la buena obra de arte o como la buena conversación, el yoga permite que nos sintamos más livianos…